Pages

 

Holland Experience

27 comentarios
La preparación de este viaje se sale un poco de lo normal. En este caso, David y yo nos habíamos apuntado a un concurso de Facebook que organizó Destinia. El premio eran dos vuelos ida y vuelta a Eindhoven, y David tuvo la suerte de ser el agraciado.
Buscamos un puente que nos viniese bien para aprovechar el premio. Las fechas que más nos cuadraban eran del 17 al 19 de Marzo.
Así que solo nos tocó buscar el alojamiento, organizarnos y esperar a que llegase el día.



17 de Marzo de 2012

Nuestro vuelo salía desde el aeropuerto de Alicante, a las 11 de la mañana. Así que nos levantamos temprano, y nos fuimos en nuestro coche hasta allí, llegamos sobre las 9:30. La compañía con la que viajamos fue Transavia, desde España no tienen servicio de Chech In online, así que hicimos nuestra cola en el mostrador de facturación para que nos diesen las tarjetas de embarque.
El vuelo genial, sin nada que destacar.


A las 13:45 estabamos aterrizando en el aeropuerto de Eindhoven, salimos rapidamente de la pequeña terminal y nos dirigimos a buscar el bus que nos llevaría al centro. Comentar que si vais a Amsterdam podeis coger el autobus que sale desde allí mismo, pero a nosotros el horario nos venía falta, ya que salía a las 16:30 y ademas, nos apetecía dar una vuelta por la ciudad de Eindhoven.
Nosotros cogimos el autobus 401 hasta el centro, 3 € por persona. Tened en cuenta que en la maquina del bus solo se aceptan monedas.


En 15 minutos estábamos en el centro de Eindhoven. Podeis bajaros en la parada Piazza, que te deja en la Plaza Central. Nosotros bajamos en la Estación Central de Trenes y fuimos paseando hasta la Plaza. La ciudad es muy moderna, y al ser sabado por la tarde estaba muy animada, había muchisima gente. Ademas, era el día de San Patricio, y se notaba en el ambiente.



Paseamos tranquilamente hasta llegar a la Iglesia Sint-Catharinakerk. Es una basílica neogótica, de tres naves y dos torres. Está ubicada sobre los cimientos de una iglesia medieval, que se demolió en el año 1860. Tanto por fuera como por dentro es preciosa, y ademas, justo en su entrada podemos encontrar unas vidrieras en el suelo, que nos muestran restos humanos de la antigua iglesia medieval.





Decidimos regresar hacia la estación para coger nuestro tren, con destino Amsterdam. En nuestro camino, encontramos las Heuvel Galerie, y en su entrada un precioso puesto de flores. Como ya era la hora de comer, nos comimos unas deliciosas patatas fritas, al igual que en Bélgica, las hacen espectaculares.





Llegamos a la estación y cogimos nuestros billetes a Amsterdam, 36 € ida y vuelta por persona, con un pequeño detalle, no nos permitieron pagar ni con Visa ni con MasterCard, solo en efectivo o con Maestro. El trayecto duró casi dos horas, y nos gustó mucho. Ibamos viendo todos los campos holandeses, con sus molinos, todo verde, caballos, ovejas, gansos... Una preciosidad el paisaje, pero los trenes un poco sucios jeje.


Eran las 6 de la tarde cuando llegamos a Amsterdam. Salimos de la estación y nos dirigimos a la calle Damrak, que llega a la Plaza Dam. Estaba llenísimo de gente.



La plaza estaba muy animada, pero me decepcionó bastante. Me la esperaba de otra manera, no me impresionó como la Grand Place de Bruselas. Allí se encuentra el Koninklijk Paleis, o lo que es lo mismo, el Palacio Real.



Desde allí, nos dirigimos a la iglesia Nieuwe Kerk, que estaba cerrada. Data del siglo XV, la iglesia fue completamente incendiada en el año 1645, y despues de este suceso se reconstruyó en estilo gótico. Como anécdota, fue en esta iglesia donde se casaron los principes de los Paises Bajos.



Continuamos por la calle Raadhuisstraat, viendo los primero puentes y canales, gente paseando en sus barquitas, cientos de bicicletas...
Esta es una de las zonas, para nosotros, más bonitas de Amsterdam, y la que más nos gustó.






Nuestra meta era la Casa de Ana Frank. Aunque justo antes de llegar, vimos la Iglesia Westerkerk. Es de estilo renacentista, y se caracteriza por su torre de 85 metros y su campana de mas de 7 toneladas, la cual Ana Frank, oía mientras desde la ventana del ático de su escondite admiraba la iglesia.


Nos pusimos a la cola para entrar a ver la Casa de Ana. Estuvimos una media hora esperando. Pagamos 9 € por persona, y para adentro.
Esta fue una de las mejores visitas del viaje, vivir su historia dentro de la casa donde estuvieron escondidos es impresionante. Y sobretodo, el paso por detrás de la estantería donde se encontraba la entrada del escondite, se me ponían los pelos de punta solo de pensar la incertidumbre que tendrían cada vez que oían a alguien que entraba por allí.
Es una visita 100 % recomendable.






Al salir de allí ya era casi de noche, los canales y las calles ya estaban iluminadas, así que estuvimos tranquilamente paseando y haciendo fotos. Estaba preciosa toda la zona.




Regresamos a la Plaza Dam, que de noche tampoco me gustó, demasiado oscura para mi gusto. Se nos puso a llover, así que decidimos resguardarnos mientras cenábamos.


Tras la cena, la lluvia había amainado, así que nos fuimos a descubrir el famoso Barrio Rojo. No me lo esperaba así, no se como explicarlo, pero no me gustó ni el ambiente, ni la forma en la que lo tienen montado.



Como el hotel elegido era el EasyHotel, y está ubicado a las afueras del centro de Amsterdam, decidimos ir andando, y de esta manera descubrimos rincones preciosos.




Al llegar al hotel, eran casi las 11 de la noche, y estábamos reventados, llevábamos todo el día pateando y sin parar, así que a la cama a dormir que el día siguiente sería más movidito que el de hoy.

18 de Marzo de 2012

Nos levantamos temprano, a las 7:30 ya estabamos en la calle dispuestos a desayunar. Para nuestra sorpresa estaba todo cerrado, panaderías, pastelerías..., hasta el McDonalds. Así que nos comimos unas napolitanas que llevaba en la mochila, hasta que encontrasemos un sitio donde tomar un café.



Tomamos la calle Ceintuurbaan, hasta enlazarla con Vanbaerlestr, donde encontramos el Vondelpark. El parque más grande de Amsterdam, y donde los ciudadanos van a hacer deporte, pasar el día cuando hace bueno, que no era el caso, pasear...
Nosotros entramos, y nos encontramos muy poquita gente, pero encontramos una cosa curiosa, un árbol con pinzas para dejar lo que quisieses. Yo colgué mi tarjeta del blog, y la de Distrito 49.




Salimos por la calle Roemer Visscherstr, donde encontramos un barrio con casas preciosas y una iglesia.



Continuamos hacia el barrio Leidsplein, donde por fin encontramos más vida que a las afueras, allí desayunamos en un Starbucks, que acababa de abrir sus puertas. Ya eran las 9 de la mañana.


El barrio lo encontramos muy sucio, no se si esto será así normalmente, pero el día anterior se había celebrado San Patricio, y estaba todo sucio, y con mucha basura en el suelo.




Caminamos por toda Leidstraat, hasta llegar al Mercado de las Flores, que nos encantó. Los tulipanes, los girasoles, los bonsai... Precioso, y con un color impresionante.




Recorrimos la calle entera viendo todos los puestos, y nos dimos cuenta que ya eran las 10:15. Queríamos ir a ver el Museo Van Gogh, y si lo dejábamos para más tarde lo encontraríamos lleno de gente.
En nuestro camino hacia el Museo, que nos quedaba algo alejado de donde estábamos, pasamos por una calle llena de cosas de arte, con tiendas muy curiosas.




En esa zona aprovechamos para sacar a Sapito, y hacerle una foto en su primer viaje. Justo despues, se puso a llover bastante. Aligeramos el paso para llegar al museo. Cuando llegamos había cola, pero solo estuvimos 10 minutos esperando.



La entrada nos costó 14 € a cada uno. Dejamos nuestras cosas en la consigna, y para adentro. El museo está dividido en varias plantas, y por orden cronológico te muestra las obras del artista. Nos gustó mucho, pero eso cada vez se empezó a llenar más y más, nunca había visto tanta gente en un museo, ni siquiera en el Louvre.




Al salir seguía lloviendo, pero parecía que con menos intensidad. Volvimos por el barrio Leidseplein, para ir hasta Spui. Aprovechamos para entrar a una tienda de quesos, donde degustamos algunos que estaban buenísimos.





En Spui Centrum encontramos un mercadillo de artistas anónimos. Paseando por allí nos percatamos de un detalle, muchas casas estaban super torcidas.




En este mismo barrio encontramos el Begijnhof, un remanso de paz, super tranquilo y muy bonito. Este Beaterio fue construido como un santuario para las Begijntjes, una hermanadad de mujeres que tenían un estilo de vida similar al de las monjas, sin llegar a tener ningún tipo de voto con la iglesia. Se instalaron en este rincón de Amsterdam a mediados del siglo XII, para cuidar de personas enfermas.





Era casi la hora de comer, y decidimos ir hacia la estación de tren para ir a visitar la ciudad de Utecht. De camino, pasamos por el Barrio Rojo, para ver la Iglesia Oude Kerk. Esta iglesia es la más antigua de la ciudad, su construcción se estima entre el siglo XIII y XIV.
Para terminar en Amsterdam, volvimos a comer unas deliciosas patatas fritas con mayonesa, mientras corriamos hacia la estación, porque se nos puso a llover muy fuerte.



En la estación buscamos nuestro anden hacia Utrecht, que pilla de camino a Eindhoven. Media hora de trayecto y ya estábamos en la ciudad. Para nuestra sorpresa, nos recibe un sol y un cielo azul precioso.
Esta ciudad ha sido todo un descubrimiento, y sin duda lo que más nos ha gustado de nuestro viaje. No teníamos nada previsto en esta ciudad, no teníamos ni mapa, ni guía, ni nada de nada. Nuestra intención era pasear y descubrir sus rincones.


Desde el tren, pudimos divisar dos cosas, una iglesia y un molino. David no se iba de Holanda sin ver un molino, así que fuimos en dirección a él.
Por el camino, pasamos tambien por la iglesia que habíamos visto, que resultó ser la Iglesia de Santiago o Jacobikerk, de estilo gótico.



Seguimos caminando pegados a un precioso canal, y por calles super tranquilas. Unos pocos metros más adelante, giramos la calle, y nos dimos de frente con el Molino Rijn en Zon. No se podía entrar, pero estaba chulísimo.





A partir de este momento, dejamos que nuestra intuición nos llevase por las calles de Utecht, y debemos tenerla muy buena, porque descubrimos preciosos rincones.





Utrecht es una ciudad con muchas iglesias, entre las cuales vimos la St Willibrordus Kerk, contruida entre el 1875 y el 1879, y que está totalmente recogida entre los edificios que la rodean.


Muy cerca de la Iglesia de San Willibrordo, está la Catedral. Mientras nos acercabamos a ella, escuchamos música, y es que había una pequeña orquesta, interpretando diferentes canciones y que hizo nuestra visita super amena. 


La Catedral, o Domkerk, tiene una historia muy curiosa. En 1254 se comenzó su construcción hasta el año 1520 que se detuvo. Años más tarde, en 1674, un tornado destruyó la nave, separando la torre de la iglesia para siempre. Por eso, hoy en día, encontramos por un lado la iglesia con su precioso claustro y por otro la torre. Es muy curioso verlo.





Cruzamos de nuevo un canal, y callejeando un poco llegamos a un centro comercial que da a la estación de trenes. Allí aprovechamos para comernos un cartucho de patatas y algunos productos de Febo, una cadena de comida rápida, en la que los productos se sirven a traves de maquinas expendedoras, muy original.




Cogimos nuestro tren hacia Eindhoven. Parece ser que el anterior tren no había pasado y estaba hasta arriba, tanto que nos tocó sentarnos en la escalera durante un rato.
Al llegar a Eindhoven, ya era de noche, así que dimos una vuelta por la Piazza, que estaba super vacía, nada que ver con el día anterior. Además, de camino a nuestro alojamiento, pudimos ver el edificio Philips, el Estadio del PSV y un centro de exposiciones con forma de OVNI, que ya habíamos visto a la ida en el bus el primer día.







Esa noche habíamos decidido no coger hotel, ya que nos hemos registrado en Couchsurfing. Me parece una idea genial, además de abaratar el coste del alojamiento, se conoce a mucha gente y se comparten muchas experiencias. Esta nueva manera de alojarte y conocer gente la descubrí a traves de El Rincon de Sele, y de MolaViajar. Sin duda es una experiencia única y que volveremos a repetir tan pronto como podamos.
Nuestro anfitrión fue Manolito, un hombre de unos 40 años, muy agradable y que nos permitió pasar la noche en su casa. Estuvimos un rato charlando, tomando un té y a eso de las 22:30 nos fuimos a dormir, ya que al día siguiente nuestra escapada terminaba muy temprano.

19 de Marzo de 2012

Por la noche nos despedimos de nuestro anfitrión para no levantarlo por la mañana, ya que salimos de su casa a las 5:30 de la mañana. Cogimos el bus 401, muy cerca de su casa. Como os comenté al principio, la maquina solo funciona a monedas, pero el primer día la conductora nos cambió un billete, así que al subir esta vez, como llevabamos un billete de 5 euros le pedimos cambio, y el conductor no nos lo quiso dar, así que como no teníamos monedas, y no nos cobraban ni con billete ni con tarjeta, no pagamos el trayecto.


Tardamos unos 10 minutos en llegar al aeropuerto, donde cogimos nuestras tarjetas de embarque. Pasamos los controles, y mientras esperamos aprovechamos para desayunar. Embarcamos en hora, aunque luego tuvimos que esperar dentro del avión, ya que no podíamos despegar por la niebla. Para mi no fue un problema, porque como siempre, me quedé dormida. Tras una hora, despegamos y a las 11:45 estábamos aterrizando en Alicante. 


Se nos pasó super rapido la escapada, pero la hemos aprovechado muchísimo. De las tres ciudades me quedo con Utrecht, fue un gran descubrimiento, Amsterdam me ha dado menos de lo que me esperaba y no me ha enamorado, pero muchas cosas que he visto me han encantado, y por último, Eindhoven es una ciudad moderna, con no muchos puntos de interes, pero que para moverse por Holanda es un buen punto de partida.


Paz y Amor. Babysapito.

27 comentarios:

Ana dijo...

Jo, cómo molan estos findes viajeros. A lo tonto, se aprovecha muchísimo el tiempo. Me ha encantado volver a recorrer un pedacito de Holanda con vosotros... y me apunto Utrecht en mi interminable lista de destinos pendientes :)

mapani dijo...

Muy chula tu entrada!!!! me ha gustado recorrer esta zona con vosotros!!

diario_viaje_kiana dijo...

Holanda, y concretamente Amsterdam, es uno de mis pendientes pero después de tu post creo que bajará unos cuantos puestos en mi lista... Aunque por lo que cuentas a lo mejor añado Utrech!!

Es una lástima que no os acompañara el tiempo (eso es una de las pocas cosas que uno no puede controlar) pero que aún así pudierais disfrutar de la escapada... los tres! ;-)

Un abrazo!

Mafi dijo...

A mi estos findes me cunden muchisimo, desde casa parece que es poco tiempo pero luego da para mucho. Utrecht me encantó, te lo recomiendo ;-)

Mafi dijo...

Gracias Mapani, me alegro que te haya gustado. Un beso

Mafi dijo...

Siempre había tenído muchas espectativas sobre Amsterdam y quizá eso me influyó en que luego me diese menos, eso o que tambien había escuchado muchas comparativas con Brujas, una ciudad que para mi es infinitamente mas bonita y esa sí que me enamoró; pero como siempre viajar es maravilloso, y lo mejor es que cada uno lo vemos desde nuestro punto de vista. Conozco mucha gente que ha venido enamorada de Amsterdam y yo sin duda he venido enamorada de Utrecht.
Lo del tiempo es incontrolable, así que hay que vivir con eso jajaja, lo importante es disfrutar al máximo y pasarlo bien.

Un beso

Caliope dijo...

Estupenda entrada y qué bien aprovechais el tiempo!! Utrech me lo apunto. Como ya te dije antes de tu viaje a mí Amsterdam no me encantó, no me pareció fea, pero sí muy gris, no sé, esa fue mi percepción, pero a ver si le doy otra oportunidad. Enhorabuena por ese vuelo gratis, que anda que no sientan bien, jeje. Un besazo guapa!!

Aldana y Dino dijo...

Hola!
Qué lindo Holanda!! Nosotros nos quedamos con "holanditis" como le dicen algunos....
Los invitamos a que miren los post sobre holanda en el blog, pero en especial el de la visita a casa de Ana Frank... se llama EL secreto de sus ojos... espero que lo disfruten!!
Viaje corto, pero intenso y aprovechado! Felicitaciones!!
Saludos viajeros!
Aldana y Dino

Aldana y Dino dijo...

Perdón... la entrada que les quería recomendar no era El secreto de sus ojos sino Un museo para una historia (http://magiaenelcamino.com.ar/?p=763). Esperamos que les guste! Un lugar imperdible en Amsterdam.
Saludos viajeros desde Buenos Aires!
Aldana y Dino

Helena dijo...

Está bien ver que por fin un concurso le toca a alguien conocido... y por lo que veo aprovechasteis el tiempo al máximo.
Muy interesante el relato, a ver si algún día puedo acercarme a Holanda.
Saludos

Beatriz dijo...

Y encima te regalan billetes de avión, lo tuyo no tiene nombre!!!
Habeis aprovechado el finde hasta el último minuto!!
Me ha encantado tu diario y tus fotos, cómo te lo curras!!
Besos

Mafi dijo...

Muchas gracias Pepa!!! Apuntate Utrecht y para la proxima te das una vuelta ;-) Lo del vuelo fue genial!!! Un besote

Mafi dijo...

He visto el link que me has enviado sobre la casa de Ana Frank y me ha encantado, sin duda un sitio super recomendable para visitar y sentir la historia. Muchas gracias por leer la entrada. Muchos abrazos :-)

Mafi dijo...

Aprovechamos al maximo nuestra escapada y la disfrutamos muchisimo, es la primera vez que nos toca algo así, y nos hizo mucha ilusión. Gracias por leer el relato y me alegro que te guste. Un saludo.

Mafi dijo...

jajaja, fue toda una suerte, le tocaron a David y no me lo podía creer, hemos aprovechado desde el segundo 0 y lo hemos pasado genial. Me alegra mucho que te haya gustado el diario y las fotos!!! Un beso

Mafi dijo...

Quiero agradeceros a todos vuestros comentarios y vuestras visitas, me hace mucha ilusión recibir vuestras impresiones sobre el relato y fotografías. Mil gracias por seguirme y me alegra que os guste y disfruteis leyendo!!! Un abrazo enorme para todos.

adriana dijo...

Viajecito bien aprovechado!!! Como siempre contado de manera tan cercana que el que lo lee lo vive.
Yo soy de las enamoradas de Amsterdam y sobre todo de sus canales, quizas porque cuando nos conocimos se estaba acabando el verano y me toco un excelente fin de semana de sol donde toda la gente estaba en las terrazas y en los canales y tengo una imagen de muchos colores. Igual que tu , el museo de Ana Frank lo apuntaria como visita "obligada".
Utretch,yo tambien me lo apunto, besos y hasta la proxima.

Lo siento pero no encuentro el tilde:))

Mafi dijo...

Adriana muchísimas gracias por tu comentario, y como siempre por seguir nuestros viajes!!! Algún día volveré a Holanda, aunque no se si a Amsterdam, pero por allí se me han quedado muchas cosas que ver, sobretodo pueblecitos pequeños que desde el tren veíamos y que parecían maravillosos. No te preocupes por la tilde jeje.

Un beso enorme y gracias de nuevo.

Viajar por el mundo dijo...

Que suerte tienen algunas! a mi no me tocan estas cosas nunca! Muy interesante tu blog. Saludos!

Saysha

victor dijo...

Hola Mafi,

Cómo mola la escapada a Holanda !! Hace ya tiempo que no visito Holanda y leyendo el post me ha traído buenos recuerdos. Coincido contigo Utrecht me gustó bastante y Amsterdam es una ciudad cosmopolita, que también tiene su encanto. Lo malo de Holanda es el tiempo que tienen, que es muy duro.

Un abrazo.

Mafi dijo...

Jejeje, es la primera vez que nos toca un viaje, y nos hizo mucha ilusión. Muchas gracias por seguir el blog. Saludos

Mafi dijo...

Me alegro que te haya gustado mi escapada y te haya traido buenos recuerdos, la verdad que el clima es muy duro. Quizá el clima tambien influye a la hora de quedarte con la imagen de una ciudad...

Un beso.

Aran BL dijo...

Guaau! Un viaje cortito pero intenso! Si algún día voy por esa zona intentaré hacer una ruta parecida, porque todas las ciudades que habéis visitado tienen muy buena pinta.

Con lo que me gustan los quesos no me puedo perder esa tienda jejeje, y me ha parecido muy curioso lo del ensemble de saxos tocando en la calle.

Precioso todo :) Un saludo!

Chelo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Chelo dijo...

¡Hola!
Acabo de descubrir tu blog y me ha encantado: Holanda me parece un sitio muy interesante y, sin lugar a dudas, me encantaría visitar la casa de Ana Frank. Además, la idea del árbol para colgar pequeñas cosas me ha parecido muy original jejeje

¡Saludos! :)

Mafi dijo...

Hola Chelo, yo también acabo de descubrir tu blog. Me alegro que te guste el mio y, si vas por Holanda no dejes de visitar la Casa de Ana, sin duda es alucinante y te hace revivir todo lo que ella nos contó en su diario.

Un saludo. ;-)

Mafi dijo...

Aran, fue super intenso y lo pasamos muy bien!!! La tienda de los quesos le encantó a David, era como su particular paraiso jajaja. Y la orquesta a las puertas de la Catedral de Utrecht fue un momento precioso!!!!

un saludo. ;-)

Publicar un comentario en la entrada

Deja tus comentarios