Pages

 

Eslovenia: La gran sorpresa del viaje

27 comentarios
Como muchos sabéis, este verano hemos estado haciendo una ruta por algunos paises y ciudades europeas. Para poneros en situación, llegamos al aeropuerto Marco Polo el día 5 de Julio, allí estaba esperándonos nuestro Fiat Panda, que nos acompañaría los primeros 7 días del viaje, los últimos 3 días, hasta nuestro regreso el día 15 de Julio, los pasaríamos en Venecia.

Durante la semana que duraba nuestro alquiler, nos dedicamos a recorrer algunas zonas de Eslovenia, Croacia, Austria, Alemania e Italia.

Hace ya unos días, empecé la casa por el tejado, y os escribí sobre Venecia, una ciudad que nos fascinó y enamoró. Hoy comienzo a escribir por el principio del viaje, y sobre uno de los países que más nos ha sorprendido: Eslovenia.

_MG_2001


Visitando la capital de Eslovenia: Liubliana 

Tras recoger nuestra "pequeña balita" en el parking de Locauto, compañía de coches con la que alquilamos nuestro Panda, conectamos el GPS y comenzamos nuestro camino hacia la primera parada, la capital de Eslovenia, Ljubljana.

_MG_1525

_MG_1551

Era nuestra primera vez con coche de alquiler, pero no la última, ya que la experiencia ha sido alucinante, no depender de horarios nos ha dado una libertad increíble.
230 kilómetros nos separaban de la capital eslovena, pero se hicieron bastante cortos, ya que las carreteras están todas en perfecto estado y ademas, íbamos muy entretenidos mirando el paisaje.

_MG_1540

Llevábamos mas de una hora conduciendo, cuando cruzamos la frontera entre Italia y Eslovenia, y el cambio de paisaje fue brutal, pasamos a encontrarnos todo verde, y montañoso. Bajar la ventanilla del coche y sentir el olor a roble era una delicia, jamas imaginé que esto era lo primero que me encontraría al entrar en Eslovenia.

_MG_1545

_MG_1558

Nada más cruzar la frontera, paramos en la primera gasolinera Petrol que encontramos, más que nada para poder comprar la viñeta, necesaria para circular por toda la red de carreteras del pais. Nosotros compramos la mínima, que es de una semana por 15 euros.
Ya con nuestra viñeta, continuamos camino hacia Ljubljana.

Al llegar, todas las calles estaban mojadas, y nos sorprendió porque el cielo estaba azul y claro. Luego nos enteramos que justo antes de nuestra llegada, había caído una tormenta considerable. Como eran ya mas de las 18:00, aparcamos nuestro coche en la zona azul, frente a la casa donde nos alojaríamos esa noche.

Aquí haré un pequeño Kit Kat, ya que no os he comentado como nos hemos alojado la mayor parte del viaje. Como bien sabeis, hace unos meses nos registramos en Couchsurfing, solamente lo habíamos usado como surfers una vez en nuestra escapada a Holanda, pero en casa hemos acogido a bastantes personas, con las que hemos pasado unos ratos increíbles.
En este viaje, menos las dos noches de Venecia, el resto nos hemos alojado en casa de otros Couchsurfers. Hemos tenido experiencias geniales, y todas muy positivas, ya que Couchsurfing no es solo una forma de alojamiento, sino tambien, una forma de conocer gente de otras partes del mundo, de compartir momentos juntos, intercambiar opiniones, reírte, cocinar, conocer otras culturas, otras maneras de vida..., en definitiva, te enriquece.

Bueno, pues esa noche del 5 de Julio, la pasaríamos con nuestro Couchsurfer Edu, bellísima persona, super agradable y que nos llevó a dar una vuelta por toda la ciudad. ¿Que mejor manera de pasear, que con una persona que vive allí?

Comenzamos nuestro recorrido por uno de los símbolos de la ciudad, el Puente de los Dragones.
En la inscripción del puente aparece el año 1848, año en el que se construyó el puente original, llamado "de los carniceros". En 1895 un terremoto lo destruyó, dejando paso al " Puente de la Conmemoración", que es el que actualmente conocemos como "el de los dragones". Tras la reconstrucción, el nuevo puente se inauguró en 1901, siendo uno de los primeros de hormigón armado de Europa. En él podemos apreciar la decoración floral en estilo Art Noveau, y 20 dragones, de diferentes tamaños, en todo el puente.

_MG_1627

_MG_1608

Si seguimos caminando hacia el centro, nos encontramos con el que llaman "El Puente Nuevo". En él, se pueden ver cientos de candados que los enamorados enganchan a lo largo del puente, y algunas esculturas bastante llamativas.

_MG_1629

_MG_1628


Frente a este puente, encontramos la Catedral de San Nicolas. Cabe destacar que se encuentra muy recogida dentro de la ciudad, en una de las zonas más céntricas y próxima al río. Está formada por una cúpula verde, y dos torres gemelas.
La edificación data del siglo XIII, pero en el siglo XIV sufrió un incendio, y despues de ser reconstruida, la invasión del Imperio Otomano hizo que fuese nuevamente dañada. Finalmente, en 1701 se comenzó a construir la Iglesia que hoy en día vemos.

_MG_1634

Continuamos nuestro camino bordeando el río Ljubljanica, hasta llegar al punto de reunion de los eslovenos, la Plaza Preseren.

_MG_1641

_MG_1643

Aquí encontramos 3 puntos interesantes de la ciudad.

El primero, el Tromostovje, o Puente Triple. Como su nombre indica, está formado por tres puentes en uno. Originariamente, hubo un solo puente de madera, que databa del año 1280. Tras un incendio, se recontruyó en 1657, y finalmente, fue sustituido en 1842, por el actual puente central que podemos observar. Los otros dos puentes peatonales, que hay a los lados, fueron construidos más recientemente, en el año 1929 y 1932, ya que siempre había allí una gran afluencia de gente.

_MG_1697

El segundo, la Iglesia Franciscana de la Anunciación. Se construyo en 1669, y es uno de los centros religiosos más visitados en la ciudad.

_MG_1644

Y, el tercero, el monumento a France Preseren, que da nombre a la plaza. 
Este hombre, fue un poeta esloveno nacido en el año 1800. Es considerado el principal autor de la poseía eslovena, y está reconocido a nivel europeo como uno de los mejores poetas románticos. Incluso, en las monedas de 2 euros eslovenas, aparece su silueta y el primer verso de una estrofa de uno de sus poemas.

_MG_1642


Junto al río, nos fuimos alejando del centro de la ciudad, para meternos por callecitas que nos mostraban la vida de Ljubljana. Casas muy bien cuidadas, con sus respectivos huertos. Calles tranquilas por las que pasear tranquilamente.

_MG_1652

_MG_1658

Nos dirigimos hacia la zona oeste de la ciudad, donde Edu nos descubrió un remanso de paz, el Parque Tivoli.
No se que extensión tiene, pero para lo pequeña que es Ljubljana, es un sitio enorme. Aquel día, como había llovido, el parque olía a hierba mojada, y una fina niebla cubría todo el entorno.

_MG_1675

_MG_1674

Comenzaba a anochecer, así que regresamos hacia el centro por el Parque Zvezda, donde pudimos ver la Universidad y la Academia Filarmonica.

_MG_1680

_MG_1663

Ya teníamos ganas de cenar, así que Edu nos llevó a una pizzería cercana al lugar donde estabamos. Es una de sus pizzerías favoritas, así que allí fuimos. Fue todo un acierto, cenamos 2 pizzas medias y una grande, y agua para los tres por 20 euros.
Totalmente recomendable, la pizzería se llama Foculus, y se encuentra en la calle Gregorciceva ulica 3.

_MG_1682

Estábamos bastante cansados, así que decidimos ir a casa de Edu para descansar, no sin antes aprovechar para pasear por el centro, y ver lo animado que estaba todo. Había mucha gente, y pasamos por la calle Kljucavnicarska Ulica, una calle estrecha donde hay un bar de esqueletos.

_MG_1686

_MG_1695

Justo antes de llegar a casa, vimos el castillo iluminado, al que subiríamos al día siguiente. Por hoy había sido un día de no parar, así que dimos las buenas noches a nuestro anfitrión y no tardamos ni 5 minutos en caer rendidos.

_MG_1689



Del Sur al Norte de Eslovenia, descubriendo lugares de ensueño.

Nos despertamos bastante temprano, porque a las 8 en punto teníamos que sacar nuestro coche de la zona azul, si no queríamos ser víctimas de una bonita multa. Así que nos despedimos de Edu, tras unas ricas pastas y un café.
Desde aquí, de nuevo, volvemos a darle las gracias a Edu por toda su hospitalidad y por ser el mejor guía que se puede tener de la ciudad. Gracias.

Cogimos nuestro coche, y subimos al castillo. A esas horas el interior estaba cerrado, pero tampoco teníamos intención de entrar. Teníamos ganas de ver la panorámica que había de la ciudad.
Dimos una vuelta por el patio interior y por los exteriores.

_MG_1709

_MG_1728

_MG_1712

_MG_1727

Regresamos a nuestro coche, y nos pusimos rumbo a Zagreb, aunque esta parte del viaje vendrá en un post diferente, así que continuamos hablando de Eslovenia.
En dirección a Zagreb, fuimos disfrutando de unos paisajes increíbles, y cuando regresamos de la capital croata, decidimos parar en algunos pueblos.

_MG_1745

Uno de ellos, es un pequeñísimo pueblo que habíamos visto en la ida. Se llama Dolenja Vas. Turisticamente no tiene ningún atractivo, pero una de las cosas que han predominado en este viaje, a sido ir parando donde nos venía en gana.

_MG_1871

Y la verdad, que un prado verde con vacas, casitas muy cuidadas, y una mini iglesia blanca, eran los ingredientes perfectos para parar y disfrutar de paz y tranquilidad.

_MG_1864

_MG_1873

_MG_1876

Pero, siempre hay algún pero, el cielo empezó a ponerse muy negro y empezó a tronar bastante fuerte. Así que volvimos a nuestra "balita" y nada más montarnos, empezó a caer el diluvio universal. Nos marchamos de allí, y confiamos en que en el camino que nos quedaba hasta Bled, parase de llover.

_MG_1891

Cuando llegamos a Bled, la tormenta continuaba, aunque cada vez menos. Yo iba con la idea de bañarme en el lago, pero no fue posible. Aunque no perdimos el tiempo, y estuvimos tranquilamente paseando por toda la orilla. Como había llovido bastante, y todavía caía alguna gota, apenas había gente.

_MG_1935

Habíamos aparcado muy cerca de la isla, así que teníamos una estampa preciosa frente a nosotros. Pudimos relajarnos bajo un árbol, a contemplar la naturaleza que teníamos delante. Desde allí divisamos el Castillo, y como supusimos que desde lo alto tenía que haber una vista preciosa, nos fuimos hacia allí.

_MG_1939

_MG_1944

Por lo que tengo entendido hay una subida hacia el castillo en coche, pero nosotros decidimos hacerlo andando. La mejor forma no es por la carretera, sin ir hacia la Iglesia de San Martin.

_MG_1969

Justo detrás de esta iglesia, encontramos un camino en medio del bosque. No se hace muy pesado, aunque es bastante largo y cuesta arriba.

_MG_1972

_MG_1980

Al llegar te encuentras con un parking, y a la izquierda la entrada de la fortaleza. Las vistas desde allí son una pasada.

_MG_1984

_MG_1989

_MG_1992


Estuvimos un buen rato sentados viendo como el sol caía poco a poco, apenas había gente y eso hizo que estuviésemos relajados con aquellas vistas. Pero era hora de bajar, así que por el mismo camino, iniciamos nuestro descenso. Al llegar abajo, nos metimos por el costado de la Iglesia de San Martin, hasta llegar al lago.

_MG_2074

Allí nos sentamos a la orilla, y a disfrutar de nuestros pies a remojo, con la compañía de cisnes, patos, y una estampa maravillosa frente a nosotros.

IMG_2116

IMG_2100

_MG_2172

_MG_2166

El día tocaba a su fin, y esa noche dormiríamos en casa de nuestra Couchsurfer Mihaela. Habíamos quedado con ella a la salida de su trabajo sobre las 10 de la noche, así que aprovechamos para ir a comprar a un supermercado algo y cenar.
Notareis que durante todo el viaje, no hablo demasiado de sitios donde comer, porque íbamos en plan low cost, así que el 80 % del viaje ha sido de supermercados.
Finalmente, llegamos a casa de nuestra anfitriona, que se portó genial con nosotros, y dormirmos como ángeles, ya que la casita estaba pegada al lago y se oía el sonido del agua correr.

Entre naturaleza pura.

Mihaela salía muy temprano a trabajar, así que nos marchamos con ella a las 6 de la mañana, la dejamos en su trabajo, nos despedimos, le agradecimos su hospitalidad y que nos ofreciera su hogar, y marchamos a dar una ultima vuelta por Bled.

_MG_2130

A esa hora no había nadie por el lago, estábamos solos. Paseamos super agusto, el día que se presentaba era perfecto, un cielo azul y una temperatura muy agradable.

_MG_2179

_MG_2177

_MG_2162

_MG_2192

Nuestra siguiente parada era Bohinj y su lago. Edu nos lo había recomendado, así que no nos lo íbamos a perder.
Este pueblo se encuentra a tan solo 20 km de Bled, pero el camino hasta él es precioso, y tiene pueblos en los que merece la pena parar, ya que son muy auténticos, como por ejemplo Nomej.

_MG_2199

_MG_2200

_MG_2203

Una vez que nos adentramos en la carretera hacia Bohinj se notaba como el clima cambiaba, una espesa niebla nos cubrió, pero pasado un tiempo fue desapareciendo.
Llegamos al pueblo, y nos pareció precioso, el lago con la niebla creaba una estampa única. La verdad que cuesta mucho poder describirlo, y después de haber estado, pienso que las fotos no hacen justicia de la belleza que tienen todos estos parajes.

_MG_2227

_MG_2253

_MG_2254

Con el coche subimos hasta el final de la carretera de Bohinj, que se adentra por un bosque muy frondoso y verde. Desde algunos puntos de la carretera hay unas vistas impresionantes de los Alpes Julianos.

_MG_2260

_MG_2269

Poco a poco, el sol fue saliendo, hasta el punto de no parecer el mismo día. Y, regresando al pueblo, vimos una pequeña iglesia. Paramos a fotografiarla, y nos dimos cuenta, que justo en frente había un muelle ideal para unas fotos, y ¿porque no para un baño? 
Así que allí nos quedamos un buen rato, y disfrutamos, del que sin duda fue, el mejor baño de nuestra vida.

_MG_2293

_MG_2287

_MG_2282

Nuestra estancia en este pais, estaba llegando a su fin. Era hora de ir hacia Austria, no sin antes realizar una última parada.

_MG_2307

En este caso, a 4 km de Bled está la Garganta de Vintgar. En 1891 Jakob Zumer, descubrió esta garganta donde el río Radovna la corta entre las colinas de Hom y Borst.
Se preparó un camino de 1,6 km para poder visitarla, y tras pagar 3 euros accedes al interior y la recorres por una pasarela de madera. Es muy recomendable la visita.

_MG_2316

_MG_2365

Este recorrido puso fin a nuestra visita por este maravilloso pais, que nos ha dejado unas impresiones maravillosas, y que algún día esperamos poder volver a visitar, ya que tiene muchísimos más sitios que ver.

Paz y Amor. Babysapito

27 comentarios:

Victor dijo...

No sabía que utilizabais couchsurfing!!! yo se lo digo siempre a Eva pero ella nunca acaba por dar el visto bueno... no se que se piensa con quedarte en casa de la gente... Pero bueno, espero probarlo algún día yo también...

De Eslovenia no conozco nada más que el pueblo de Pirán en la costa y no quise conocer más porque tengo pensado hacer algún año una ruta por allí... y como bien dices, en coche que te da mucha más libertad. Me encantan los viajes en coche!

El lago Bled es uno de esos sitios a los que tengo que llegar algún día...

Un abrazo!!

Mari dijo...

Qué recuerdos!! Yo estuve en Semana Santa de rutilla por Eslovenia y Croacia y vine flipadísima. Eslovenia me alucinó!! Preciosas las fotos!

Mikel Goiko dijo...

Eslovenia es un país precioso. Nosotros visitamos el año pasado su capital y sin duda que algún día volveremos para decirle más tiempo al resto.

Mafi dijo...

Empezamos a usar Couchsurfing en Febrero de este año, pero es realmente en este viaje cuando más nos hemos alojado en casa de otras personas, aunque en casa nosotros alojamos bastante. Anima a Eva, y dile que es una experiencia única, se conoce mucha gente, que normalmente son tambien viajeros.
Y en cuanto a Eslovenia..., solo tengo palabras buenas, así que te animo a que pilleis un cochecito y le hagais una ruta. A nosotros se nos quedaron mcuhas cosas por ver, y estoy segura que volveremos algún día. Si vas, Bled es una maravilla, pero no dejes de perderte Bohinj,a mi me gustó más!!

Un abrazo para los dos ;)

Mafi dijo...

Esa zona es toda alucinante, nosotros hemos venido encantados.
Muchas gracias por tu comentario y por seguir el blog.

Saludos

Mafi dijo...

Es una pasada, Ljubljana nos encantó, pero sobretodo nos fascinó la zona norte del pais, sus lagos en los Alpes Julianos son una delicia.

Gracias por tu comentario. Un saludo

Diario viaje Kiana dijo...

Qué paisajes! Se respira mucha paz...

De Eslovenia solo había leído algo sobre la isla de Bled y Ljubljana con lo que acabo de descubrir pueblos encantadores!

Saludos!

Carfot dijo...

No tenía mucha información de Eslovenia y ahora me he enamorado con tus fotos y el relato, es el tipo de viaje que no se olvida fácilmente: naturaleza, paisajes, cascadas y conociendo gente nueva.

Un abrazo !!!

ROSANA GARCIA dijo...

mafi y como contactas con la gente!!!??' no te da miedo!!??, la verdad es que a´si debe ser bastante más barato no??

ROSANA GARCIA dijo...

Mafi que paisajes..:Eslovenia me ha encantado....ya tengo otro destino para explorar!!!

adriana dijo...

Woow!!! Que precioso Eslovenia y cuanto verde,parece un sitio ideal para desconectar, me lo apunto!

beatriz dijo...

Comparo la opinión de los demás: Eslovenia es un descubrimiento!!! y lo mejor es que no parece tan explotado turísticamente. Anotado queda. Gracias guapa, me ha encantado la entrada

Mafi dijo...

Tiene pueblos que son super tranquilos y una pasada, en general el pais es encantador. Nosotros le tendremos que dedicar otro viaje a otras partes, porque hay mucho que ver.

Abrazos

Mafi dijo...

Estoy segura que no podré olvidar este viaje, el pais merece una visita, la naturaleza y los paisajes no te dejan indiferente, y la de gente que hemos conocido ha sido genial.

Un abrazo

Mafi dijo...

Apuntatelo en la lista de destinos pendientes que estoy segura te encantará!!!

Un beso

Mafi dijo...

Es super verde todo el pais, una pasada. Nos sorprendió el olor a roble por la carretera, y sin duda sus lagos son geniales para desconectar y olvidarte de todo.

;)

Mafi dijo...

Sin duda yo creo que a la mayoría de la gente le sorprende, o esa es la sensación que tengo. Nadie se espera un pais tan verde, tan natural..., la explotación turistica no es tanto con en otras capitales europeas, aunque en las zonas más conocidas siempre hay mas turismo, pero nada comparable a Venecia jeje.

Me alegro que te haya gustado.

Un beso

Helena dijo...

Hace relativamente poco leí en otro blog unos relatos de Eslovenia y me maravilló. Ahora los tuyos me confirman esa primera impresión.
A mí lo del couchsurfing no me termina de convencer (más por el hecho de que venga gente a mí casa) pero imagino que se debe ahorrar bastante en temas de alojamiento.
Por cierto muy curioso lo del bar de esqueletos, jejeje
Un saludo :)

Caliope dijo...

MAFIII reina, que tenia pendiente leerte. Qué chulo todo!! qué paisajes! me ha encantado, apenas conocía nada de este destino y me has hecho todo un descubrimiento; ya tengo otro destino más. Un beso muy grande y enhorabuena, me ha gustado mucho esta parte de tu viaje. Besitos guapa!

mike dijo...

Alenka dijo ...
Soy Eslovena nacida en Ljubljana y me ha gustado mucho leer este relato,lleno de superlativos sobre mi ciudad y nuestro pais. Es un relato muy profesional,con muchos datos y fotos exelentes.
En los ultimos anyos,pasando por Ljubljana,se puede encontrar muchos grupos espanyoles. Parece que han descubierto nuestro pais de nuevo.
?Es esto una tradicion heredada por Cristobal Colon?
Abrazos

Rober y Lety dijo...

tengo al lado de mi casa eslovenia y nunca fui, esto es imperdonable!!! jeje, buen post y bonito blog! saludos

Mafi dijo...

Es una pasada Eslovenia, para nada me la imaginaba tan bonita y con esos paisajes. Couchsurfing es una de esas grandes herramientas viajeras que me alegro de haber conocido y de utilizar, igual algun día te animas ;-)
Un abrazo

Mafi dijo...

Este apuntalo a la lista, que estoy segura que te gustará. A mi me sorprendió mucho. Fue una etapa del viaje muy especial y que jamas olvidaré.

Un beso

Mafi dijo...

Es todo un placer que alguien local del pais diga esto sobre mi relato. Muchas gracias, por leerlo y comentarlo. Me alegra muchisimo, y me alegra aun más, que cada vez más españoles descubran este maravilloso pais, porque es precioso.

Un abrazo

Mafi dijo...

Teniendola tan cerca no te la pierdas, merece mucho la pena. Muchas gracias por seguir el blog.

Saludos

Malba dijo...

OJO CON LA VIÑETA. Este verano cruzamos de Italia a Eslovenia por carretera.
Pasados 10 o 15 Km de la frontera, en su territorio, nos encontramos con toda una oficina policial que nos hizo parar y nos informó de que teníamos que haber sacado una pegatina - "viñeta", para circular por sus autovías y que al no haberlo hecho, en ese mismo momento nos sancionaban con una multa de 300 € y por pago inmediato que hicimos allí mismo para seguir circulando, se reducía a 150 €.

Desconocíamos que tuviera que hacerse tal pago, que tuvieramos que comprar una pegatina y colocarla en el cristal delantero del vehículo.

Pero, en todo caso, es sorprendente que todo este dispositivo policial no lo tengan colocado en la frontera para INFORMAR personalmente de la necesidad de hacer este pago y así, como si de un peaje se tratara,cobrar la tan citada viñeta.

Es, desde luego, más rentable para las arcas recaudatorias no informar en su momento y estar apostados unos kilómetros después.

Mafi dijo...

Malba, siento tu mala experiencia con el tema de la viñeta. Nosotros intentamos informarnos, previos al viaje, sobre los temas de tráfico en los diferentes países por los que vamos a circular, ya que las normas son muy diferentes de unos a otros. De todas formas, somos humanos, y siempre se puede tener un despiste, que no haga tener este tipo de incidentes. Aun así, estoy segura que disfrutasteis de vuestro viaje, estas cosas siempre nos pueden pasar. Como comento en el post, lo que nosotros hicimos fue lo siguiente:
"Nada más cruzar la frontera, paramos en la primera gasolinera Petrol que encontramos, más que nada para poder comprar la viñeta, necesaria para circular por toda la red de carreteras del pais. Nosotros compramos la mínima, que es de una semana por 15 euros.
Ya con nuestra viñeta, continuamos camino hacia Ljubljana"
Espero que te haya gustado mi post, y gracias por la anotación que has dejado en forma de comentario para todos los viajeros. Un saludo

Publicar un comentario

Deja tus comentarios